Buscar este blog

sábado, 9 de junio de 2012

APRENDE A SUBIR TU AUTOESTIMA Y SER FELIZ.



La vida es una oportunidad, aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es beatitud, saboréala.
La vida es sueño, hazlo realidad.
La vida es un reto, afróntalo.
La vida es un deber, cúmplelo.
La vida es un juego, juégalo.
La vida es preciosa, cuídala.
La vida es riqueza, consérvala.
La vida es amor, gózala.
La vida es un misterio, devélalo.
La vida es promesa, cúmplela.
La vida es tristeza, supérala.
La vida es un himno, cántalo.
La vida es un combate, acéptalo.
La vida es una tragedia, domínala.
La vida es una aventura, arróstrala.
La vida es felicidad, merécela.
La vida es la VIDA, defiéndela.Tu vida .....es tu vida....vívela feliz


Que levante la mano quien no haya sentido alguna vez esta reflexión en su interior, o quien no la haya padecido en su vida, o quien no haya tenido más de un día de una seriedad doliente o de una sinceridad casi agresiva, en el que haya sentido el peso insoportable de la vida en su parte menos agradable.
Que levante la mano quien no haya pasado por un momento en el que el deseo de abandonarlo todo, y abandonarse, no haya tenido una fuerza destructiva e imbatible a duras penas difícil de soportar. Las manos siguen en el mismo sitio donde estaban antes de empezar a leer. La mente, no.
La mente se ha ido a buscar recuerdos, a desaletargar ciertos momentos, a ponerse la mueca circunspecta, la voz de la gravedad, la espina del dolor inquebrantable, y a quedarse quieta, y ligeramente escondida, para no volver a pasar por aquel o aquellos trances.
Todos hemos sufrido demasiado en más de una ocasión.Todos conocemos el sabor cruento de su opresión, la falta de luz y esperanza que contagia, y cómo cercena la ilusión de un tajazo feroz.
El destino del sufrimiento es quedarse atrás. Siempre viene cargado de una lección, generalmente demasiado cara –porque pensamos que la podíamos haber aprendido sin tanto penar-, casi nunca aceptada, y en muchas ocasiones incomprendida.
Pero si la misma situación se repite, y se repite el sufrimiento que le acompaña, es que no hemos aprendido la lección. Y la vida, que es tan sabia, nos volverá a presentar otra situación similar para que tengamos la ocasión de aprender, por fin, y podamos demostrarlo. No hemos de aceptar al sufrimiento incondicionalmente, ni integrarlo en nuestra vida, ni hacernos sus amigos, ni ahondar y regodearnos en él. Hemos de dejarle ir.
Llegará, dejará su huella, le exprimiremos la lección, comprenderemos su sentido, se la agradeceremos –sí, agradecérselo-, y le dejaremos partir hacia lo más lejano, llevándose con él, si es posible, su bilis y su rastro de amargura.
Empeñarse en sufrir –con no sé qué innecesario sentido-, convirtiéndonos en modernos mártires, en plañideras reiterativas, en afligidas víctimas, en almas torturadas, no provoca otra cosa más que alejarnos de nuestro Centro y nuestro Ser, crear una punzante distancia entre Yo y yo, asolar cuanta Autoestima tengamos, teñir de luto el futuro, y arrancarnos el brillo de la vida.
La dureza de la siguiente pregunta requiere una respuesta sincera: ¿Para qué me sirve seguir sufriendo? ¿Por qué me empeño en seguir en ese estado?
¿Soy consciente de que puedo ver de otro modo distinto esto que me provoca el sufrimiento? ¿A quién de mí –a qué parte o qué ego-, le provoca sufrimiento?
¿Quién de mí, –qué parte o qué ego-, se convierte en cómplice del sufrimiento y me mantiene aferrado? ¿Soy consciente de que podría deshacerme del sufrimiento y poner en su lugar música y flores?
Porque el sufrimiento no tiene entidad, no existe. Es un proceso mental nuestro. Es un rechazo a la realidad, que no es aceptada porque no se acopla a lo que nosotros quisiéramos. Sufrir no beneficia en absoluto. A nadie.
Persistir en ello provoca un grave e innecesario padecimiento, que se puede evitar. Evitarlo por respeto a ti mismo. Y solamente depende de ti…

Pensar ‘en positivo’ es hoy un concepto que pertenece al lenguaje corriente. Utilizamos a menudo frases que nos recuerdan que la calidad de los pensamientos determina la calidad de la vida. Sabemos que alimentar pensamientos sombríos y autolimitadores se suele traducir en realidades oscuras y frustrantes, y a la inversa.
Somos lo que pensamos y por eso es tan importante reeducarnos a nosotros mismos para sustituir las ideas negativas grabadas en nuestra mente quién sabe cuándo, por otras impregnadas de positividad y elegidas libremente. Se trata de hacer limpieza de pensamientos y creencias que nos atascan el crecimiento interior y el derecho a vivir mejor.

Los pensamientos crean la realidad. Si esta afirmación te suena rara, fíjate en que todo lo que nos rodea fue un pensamiento en la mente de alguien antes de convertirse en algo real. Coches, ciudades, inventos, carreteras. Todo existió como pensamiento antes de ser tangible.La energía mental es una fuerza muy poderosa. Los pensamientos atraen energías que les son afines, multiplicándose. Este proceso hace que los pensamientos marquen la pauta de lo que ha de ser creado. El impulso de las emociones los mueve y los proyecta hacia fuera, haciéndolos salir del mundo interno hacia el mundo externo. Cuanto más intensas y claras sean tus emociones, antes se creará lo que tienes en mente.
Por tanto, no existe mayor poder que la palabra, si aprendemos a decirnos diariamente todas aquellas cosas positivas que alimenten nuestro espíritu, poco a poco llegaremos a asimilarlas.
Asi pues les invito a dejar aqui sus frases preferidas, sus pensamientos, reflexiones, historias y todo lo que quieran compartir para cambiar nuestro enfoque de la vida... Y ademas para aumentar nuestros 


PENSAMIENTOS POSITIVOS Y NUESTRA AUTOESTIMA... 
Creo en mis formas, en mis caminos;
en esos que duelen pero que rinden frutos.
Creo en el sendero de la verdad,
en el sendero difícil.
Creo en mi alma,
en esa porción agazapada de mí.
Creo en mis palabras, en mis frases,
en mis abrazos y en mis miradas.
Creo en quien soy y, por lo tanto,
en quien a pesar de las derrotas
no tengo intenciones de dejar de
ser.
Creo en mi sueño,
en el magnífico sueño que seguiré
construyendo hasta que no me queden
más fuerzas para creer.
Creo en el destino,
en mi historia,
en mis pasos y en mi experiencia.
Creo en mis ganas de dar y creo
en un mundo maravilloso que espera
recibir mi gota de cariño.
Creo en la amistad, en los besos,
en la lluvia,
en las sonrisas y en los secretos.
Creo en mi esfuerzo por crecer,
en mis ganas de crecer.
Creo en la vida,
y en la magia con la que toca
todas las cosas.
Creo en el destino y en un futuro
de recompensa para quienes afrontan
el desafío de ser fieles a sí mismos.
Creo en mí;
sobre todo creo en mí cuando caigo,
cuando no tengo fuerzas,
cuando el viento sopla
y mis velas ceden,
sigo creyendo en aguantar
y en volver con todas mis fuerzas
para seguir y seguir creyendo,
y seguir andando, y seguir viviendo.
Creo en los sentimientos
que pueden hacer de cada día
un sol distinto y
por supuesto :
Creo en el amor y en ese modo
indescriptible de estar parado
ante la vida, en esa manera intrépida
de hacer transcurrir el tiempo,
en esa forma tan peligrosa y a la vez
tan excitante de tener
el corazón abierto. 
María M.
"Nunca te conviertas en una victima. No aceptes la definición de tu vida por lo que te dicen los demas. Definte a ti mismo". - Harvey Fienstein.
 "Tu tiene dentro tuyo todo lo que necesitas para superar los desafios de la vida". Bryan Tracy

  1. Mas Frases de seguridad en si mismo
  2. "El que se apoya en los demás, ve cómo vacila el mundo; el que se apoya en sí mismo se mantiene seguro". "Dios ayuda a los que se ayudan a si mismos" . Frase de Benjamin Franklin.
 "Si tu tienes seguridad en ti mismo, ya haz derrotado la carrera de la vida. Usted ha ganado antes de haber comenzado".Marcus Garvey.
Tu eres el dueño de tu mente y tus pensamientos, por lo tanto está en ti como quieres vivir tu vida.
Solo tienes que enviar las ordenes correctas a tu mente y poner todo de ti para cumplirlas.
Debes creer en  tu potencial y tus capacidades con valor, paciencia y fe tanto en ti como en Dios.
Cada ser tiene un valor y un potencial enorme y tu eres parte de ello, tenlo siempre presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir...