Buscar este blog

Cargando...

viernes, 23 de septiembre de 2016

ESTO ES PARA TI.. QUE TE SIENTES SOLO/A ENTRE MEDIO DE LA MULTITUD...


 ¿Sabes?... Dios siempre sabe lo que hace, pero la naturaleza 
humana y el carácter artístico que Él, puso sobre tu creación 
es algo increíble; yo diría que fuera de este mundo. 
Te interesaría saber porque, simplemente; porque eres un ser 
único, difícil de comparar. Porque tus características y tu espíritu 
juvenil y alegre siempre está ahí, no importa cuán sólo te estés 
sintiendo o quizás cuan vacío te sientes. A pesar de toda la gente 
que te rodea.
Pero como dicen la gente, es gente y uno no se puede dejar llevar 
mucho de ellos porque a fin de cuentas sigues siendo tú sólo sin 
nadie. Solamente Dios, tú y tu familia. Sé que muchas veces te has 
sentido con sed de un abrazo, la necesidad de ser necesitado; pero 
en esos momentos no te sientas a contemplar la naturaleza 
observando nada, pero pensando ahí está el mundo que se mueve 
sin mí.

Jamás pienses eso porque tú no sabes de todas las personas que 
piensan en ti y te aman, solo que tu no te das el tiempo de verlo o 
sentirlo...No te das el tiempo de ver que muchos necesitan y viven 
por ti.
Cuantas veces has estado presente, cuando los demás han pasado 
por momentos difíciles, si lo piensas te darás cuenta que muchas 
veces entregas amor y compañía sin pensar en ti y...
 En lo  mucho que vale y que si tu carga  es grande, DIOS sabe 
porque  la puso ahí. 

Cada vez que te sientas vacío, agobiado, 
miserable; tristemente abrazando la almohada de tu cuarto 
con tus ojos lagrimosos sin razón y te sientes tan mal que los 
ojos te lagriman solos y cuando sabes que estás loco por irte 
y gritarle al mundo lo mal  que te sientes... 
Pero seguro que te has sentido no querido y has 
llorado tanto que has bebido de tus propias lágrimas tanto así para 
alejarte diciendo me he sentido satisfecho de mi nuevo 
descubrimiento que es la nada misma.

¿Te has sentido tan sólo?... Si lo sé, pero no te desvanezcas, no te 
rindas, no te caigas, no te sientas derrotado.
Porque, Jesús se sintió peor cargando una cruz por tantas 
personas, humillado ante todos y Él, pensaba todo sea por el 
perdón de los pecados de todos ustedes, entregaré mi vida en 
sacrificio. y créeme que entrego su vida, para no verte triste, ni 
desvanecido lo hizo por la felicidad tuya, mía y de todos nosotros. 
Por favor, te invito a que en esos momentos habla con DIOS que 
aunque no lo ves el siempre está ahí ...Él, te oye, te ama y te 
protege.
Dios te dice... Yo seré siempre Tu ángel guardián que vigila tu 
sendero de vida en todo momento, no temas ni permitas que la 
soledad y tristeza te abrace..
Él y todos los que te queremos te extendemos nuestras manos y
 te damos un cálido abrazo para hacer tu vida más llevadera. 
Un abrazo tan duradero, que estará ahí siempre en los momentos 
tristes; que se te presenten.  
Siempre  cuando te sientas abandonado o deprimido,  pide a Dios. 
Porque Dios te hablara y te ayudara a que te sientas mejor.
Recuerda siempre: Eres especial, porque tu alma es como un rayo 
de luz que alegra la existencia de todo el mundo y tu no lo sabes...
Porque tus ojos brillan al ayudar  a cada persona y estar disponible
siempre, porque compartes las lágrimas y sabes llorar con los que 
lloran. Porque tu mano está abierta para dar y tu voluntad es 
generosa para ayudar. Porque tus palabras son sinceras y 
expresan lo que siente tu corazón.
 Porque tu amistad lleva a los demás a amar más a Dios y a 
tratar mejor a los demás. Pero sobre todo Creo en ti amigo
por  lo mucho que vales...

Cuando te deprimas y el estrés  te lleva a pensamientos 
negativo...Recuerda lo mucho que vales para el mundo y 
para Dios...Ten presente que los problemas y los momentos 
difíciles están siempre en el sendero de vida de cada uno,
 lo importante es no dejarse abatir y con fe en Dios, salir
siempre adelante. 

viernes, 2 de septiembre de 2016

LA HISTORIA DE UNA MUJER EN SU LUCHA CONTRA EL CÁNCER...ES UN MENSAJE DE FE QUE MUESTRA QUE SE PUEDE VER EL SOL, POR MUY GRANDE QUE SEA LA TORMENTA


Esta es mi historia. Mi lucha contra el cáncer.
Hoy gracias a Dios tengo 30 años, 
La vida para mí no ha sido nada fácil, y me gustaría compartir mi 
historia con todos ustedes.
Soy una niña que sobrevivió al cáncer, a los 2 años de edad me 
lo detectaron. Desde entonces, con el paso del tiempo siendo tan 
pequeñita fui aprendiendo a valorar las pequeñas cosas de la vida. 
He de confesarte que muchas veces pensé en quitármela para no 
sufrir mas con las quimioterapias, radiaciones, y varias 
operaciones que se dieron conforme pasaron los años.
Desafortunadamente tengo secuelas, perdí mi ojo izquierdo, no 
fue fácil incorporarme a la sociedad y en ocasiones sigue siendo 
difícil pues muchos dudan de mis capacidades. Soy una mujer, 
con mucha fuerza y ganas de salir adelante y sobresalir, sobre 
todo alcanzar a realizar mis metas. Muchas veces me he 
preguntado por qué a mí, por qué Dios eligió este camino 
para mí.
Se que han sido pruebas muy duras y que poco a poco las voy 
superando, hasta la fecha en ocasiones no me resigno aceptarme 
como soy, comprendo todo lo que pasado y lo que me ha costado 
llegar hasta donde estoy. 
Gracias a Dios ya me gradué de mi carrera, y se que me falta 
mucho por dar.

Si estoy aquí contándoles mi vida, es porque gracias a todas las 
personas que estuvieron día y noche conmigo diciendo “tú
puedes, ánimo, te necesitamos” es por Dios y por ellas que estoy 
aquí.
Gracias a mi familia que durante mucho tiempo tuvimos crisis 
económicas para poder salir adelante con mis tratamientos, 
navidades obscuras donde solamente mi madre y yo pasábamos 
noches, días y años en un hospital, viendo cada segundo cientos 
de casos que se dan y que muchos de nosotros desconocemos.
Se que para mí, y sobre todo mi familia no ha sido fácil salir 
adelante. 
Pero si he de reconocer que es un milagro que exista y pueda, 
estar transmitiéndole estas líneas.
A todos ustedes que tienen una persona con cáncer, ámenlos, 
ayúdelos a salir adelante, porque si ustedes sienten que sufren, 
imagínense lo que sentimos nosotros, la vida es hermosa, y con 
amor, podemos salir adelante.
Hoy en día les puedo decir que sigo luchando, que cada día, es 
nuevo y digo gracias Dios mío... por darme otra oportunidad de 
vivir, muchísimas gracias a quien haya leído esta pequeña historia, 
las pruebas que nos pone Dios solo él sabe por qué lo hace y si no 
las pone es porque somos capaz de superar eso y mas, con el 
tiempo tanto dolor tendrá nuestra recompensa.

Que Dios los bendiga a todos.
  Si no puedes volar, corre, si no puedes correr, camina, si no 
puedes caminar, gatea, pero hagas lo que hagas, ¡SIGUE 
ADELANTE!...
Si algunas personas se alejan de ti, no te pongas triste, quizás 
es la respuesta de Dios a tantas veces que le pediste: "Señor 
líbranos de todo mal, Amen"
En algún punto te das cuenta que... No es que el camino se 
vuelve más fácil, sino que tú te haces más fuerte.
Aunque sientas que todo perdió su sentido, siempre habrá un 
"te quiero" y siempre habrá un amigo en quien apoyarse.
Hay un pasado que se fue para siempre, pero hay un futuro que 
todavía es todo tuyo.

Solo poder abrir los ojos en la mañana ya es un motivo para sonreír.

La esperanza es desear que algo suceda, la FE es creer que va a 
suceder y la valentía es hacer que suceda. Si logras tener las tres 
en tu vida, alcanzarás lo que te propongas.
El Sol sale también para ti.... solo tienes que abrir tu ventana con 
fe y nunca perder la esperanza en ti y en Dios.
Mujer de corazón tierno y manos esforzadas, de alma romántica y 
mente luchadora, mis deseos son que Dios te abrace, te sane y te 
bendiga, hoy y siempre.
Dios abre caminos donde no los hay. Cuando todas las puertas se 
te cierren, solo espera y confía.

Siempre recibirás de la vida golpes, del amor sufrimiento, de los 

amigos traiciones, pero de Dios solo recibirás...amor, protección 
y bendiciones.

domingo, 14 de agosto de 2016

ENSEÑANZAS PARA UNA FAMILIA FELIZ... PENSAMIENTOS CON LINDAS IMÁGENES CON FRASES POSITIVAS...


El buen ejemplo de los padres, es la mejor enseñanza para los hijos 
y hace una familia más unida y feliz...
Vivir con amor, paz y en armonía es la mayor riqueza que necesita 
una familia para vivir feliz...



Una vez un padre le dijo a su hijo que lo llevaría a pasar un fin 
de semana en el campo para que viera como vivían los campesinos 
y como no tenían lo mismo que otros.
Pasado el fin de semana, una vez que llegaron a su hogar; el padre 
le pregunta a su hijo:
Y bueno hijo, ¿cómo te pareció el campo? Y su hijo responde:
Muy bien papá... Su padre le pregunta nuevamente:
¿Te has dado cuenta de lo poco afortunadas que pueden ser a 

veces las personas? ...
¿Qué aprendiste o que observaste mientras estuvimos en el 
campo?...
Su hijo le respondió:
Me di cuenta de que nosotros tenemos un perro, ellos tienen cuatro;

nosotros tenemos una piscina de 25m., ellos tienen un riachuelo sin 
fin; nosotros tenemos lámparas importadas, ellos tienen las estrellas; 
y su mayor fortuna, que pasan tiempo en familia para conversar y 
compartir.
El padre al escuchar esto, se quedó sin palabras. Y su hijo con voz 
pausada continuó:
Tú y mamá trabajan todo el día y no tienen tiempo para compartir 
conmigo, en cambio, aquellos campesinos tienen la mejor vida. 
Gracias papá, por demostrarme lo afortunados que podríamos ser.

A veces las personas de ciudad piensan que los campesinos sufren 

pero no se dan cuenta que a veces el noble y el pobre tienen una 
vida más plena y feliz que la de otros que viven entre cosas 
materiales de mucho dinero.
Para la felicidad de la familia...Lo principal es el amor que se 
comparte a través de la compañía, de compartir el día a día con 
acciones y actitudes de cariño más que... 
Con regalos que tienen que ver con lo material.



Si tu has crecido en una familia desunida con poco amor que te 
impidió ser feliz...
No repitas la historia con tus hijos y que la familia que formes 
sea una familia de paz, amor y feliz....  



para que la familia viva feliz...debe aprender a amar lo que ahora 
tienen, con todo lo que les rodea y con fe y amor en Dios..



Gracias Señor, porque aunque no tengo mucho dinero, ni grandes 
lujos; tengo salud y una familia en donde se comparte el amor, el 
respeto, la unión y la fe en Ti...

martes, 26 de julio de 2016

INUNDA DE ALEGRÍA EL ALMA DE LOS DEMÁS CON TU LINDA SONRISA, PORQUE LES CAMBIAS SU VIDA POR UN MUNDO MEJOR Y DIBUJAS SONRISAS EN TU ALMA.


Los libros....Las historias de vida, los pensamientos y reflexiones, nos entregan enseñanzas que otorgan sabiduría a cada ser y dan serenidad, paz y pureza al alma... amor al corazón y seguridad al avanzar en el camino de la vida, con pasos a la felicidad y estabilidad.
Muchos conocen bien El principito, un libro maravilloso escrito por Antoine de Saint-Exupéry. Es un libro que, sin dejar de ser un cuento para niños, es también un recurso maravilloso para estimular el pensamiento en los adultos.
Saint-Exupéry era un piloto de caza que luchó contra los nazis y murió en acción. Antes de la segunda guerra mundial, luchó contra los fascistas en la guerra civil española.
A partir de aquella experiencia escribió un cuento fascinante con el título de La sonrisa (Le sourire). Éste es el relato que quisiera compartir con vosotros ahora. Aunque no está claro si la intención del autor era escribir un texto autobiográfico o de ficción, yo prefiero creer en la primera posibilidad.
Cuenta el autor que, capturado por el enemigo, lo confinaron en una celda. Por las miradas desdeñosas y el rudo tratamiento que recibió de sus carceleros, estaba seguro de que al día siguiente lo ejecutarían.
A partir de aquí contaré la historia tal como la recuerdo, con mis propias palabras.
«Estaba seguro de que me matarían, y me fui poniendo tremendamente inquieto y nervioso.
Repasé mis bolsillos en busca de algún cigarrillo que pudiera haber quedado en ellos pese al registro y encontré uno que, con manos temblorosas, apenas pude llevarme a los labios. Pero no tenía fósforos; eso sí se lo habían llevado.
»Por entre los barrotes miré a mi carcelero, que evitaba mantener contacto conmigo.
Después de todo, nadie intenta mirar a los ojos a una cosa, a un cadáver. Decidí preguntarle: ¿Tiene fuego, por favor?
»Me miró, se encogió de hombros y se acercó a encenderme el cigarrillo.
»Mientras se acercaba para encender el fósforo, sin intención alguna, nuestros ojos se cruzaron. En ese momento, sin saber por qué, le sonreí.
Quizá fuera por nerviosismo, tal vez porque cuando dos personas están muy cerca una de otra es muy difícil no sonreír. En todo caso, le sonreí.
En ese instante fue como si se encendiera una chispa en nuestros corazones, en nuestras almas: éramos humanos. Sé que aunque él no lo quería, mi sonrisa pasó a través de los barrotes y provocó otra sonrisa en sus labios.
Me encendió el cigarrillo y se quedó cerca, mirándome directamente a los ojos, sin dejar de sonreír.
»También yo seguí sonriéndole; ahora ya lo veía como a una persona, no como a un simple carcelero.
Pareció como si el hecho de que me mirara hubiera cobrado también una nueva dimensión.
¿Tienes hijos? me preguntó. Si, mira.
Saqué la cartera y busqué las fotos de mi familia. Él también sacó las fotos de sus hijos y empezó a hablar de los planes y las esperanzas que ellos le inspiraban.
A mí se me llenaron los ojos de lágrimas. Le dije que temía no volver a ver nunca a mi familia, no poder llegar a verlos crecer. A él también se le humedecieron los ojos.


De pronto, sin decir nada más, abrió la puerta y sin añadir palabra me guió hacia la salida.
Ya fuera de la cárcel, silenciosamente y por callejas apartadas, me condujo fuera de la ciudad. Allí, ya casi en el límite, me dejó en libertad y, sin una palabra más, regresó.
Aquella sonrisa me había salvado la vida.
Sí, la sonrisa... el contacto espontáneo, natural, no afectado entre las personas.
Éste es un episodio que cuento en mi trabajo porque me gustaría que la gente pensara en que, debajo de todas las capas defensivas que construimos para protegernos,
para proteger nuestra dignidad, nuestros títulos, nuestros grados, nuestro estatus y nuestra necesidad de que nos vean de tal o cual manera...
Por debajo de todo eso, sigue estando, auténtico y esencial, lo que somos.
No me asusta llamarlo alma.
Realmente, creo que si esa parte de ti y esa parte de mí pudieran reconocerse la una a la otra, no seríamos enemigos.
No podríamos sentir odio ni envidia ni miedo.
Con tristeza llego a la conclusión de que todos esos estratos que tan cuidadosamente vamos construyendo a lo largo de toda la vida,
nos distancian de los demás y nos aíslan de cualquier auténtico contacto con ellos.
El relato de Saint-Exupéry nos habla de ese momento mágico en que dos almas se reconocen.


No he tenido más que unos pocos momentos como aquél. Enamorarse es un ejemplo y también observar a un bebé.
¿Por qué sonreímos cuando vemos un bebé?...
Quizá sea porque vemos a alguien que aún no tiene todas esas barreras defensivas, alguien que, bien lo sabemos, cuando nos sonríe lo hace de forma totalmente auténtica y sin engaños.
Y el alma de bebé que seguimos llevando dentro sonríe con melancólico agradecimiento.  Hanoch McCarty Que tengas un hermoso día! Y te mando un abrazo con una sonrisa.

La sonrisa from Jaime Acevedo Alvarez
Usa tu sonrisa para cambiar el mundo y no dejes que el mundo cambie tu sonrisa.
Sonreír hace que te sientas mejor contigo mismo, incluso si lo has pasado mal, porque haces que quienes te rodean se sientan bien.
Una sonrisa es una luz en tu ventana que le dice a la gente que estas en casa., para dibujar sonrisas en su alma...


Se el rayo de sol de alguien. Se la razón por la que alguien sonríe, hay mucha gente que necesita una linda sonrisa para sentirse bien y feliz.
-Sonríe, incluso si es una sonrisa triste, porque más triste que una sonrisa triste es la tristeza de no saber cómo sonreír.

Una sonrisa puede durar un segundo pero su memoria puede durar una vida entera en el corazón y memoria de quien la recibe.

martes, 28 de junio de 2016

UNA HISTORIA REAL...PARA APRENDER...PARA MEDITAR...PARA COMPARTIR...


UNA HISTORIA REAL...
 Su nombre era Fleming, y era un granjero escocés pobre. Un día, mientras intentaba ganarse la vida para su familia, oyó un lamento pidiendo ayuda que provenía de un pantano cercano.
Dejó caer sus herramientas y corrió al pantano. Allí, encontró hasta la cintura en el estiércol húmedo y negro a un muchacho aterrado, gritando y esforzándose por liberarse.
El granjero Fleming salvó al muchacho de lo que podría ser una lenta y espantosa muerte. Al día siguiente, llegó un carruaje elegante a la granja. Un noble, elegantemente vestido, salió y se presentó como el padre del muchacho al que el granjero Fleming había ayudado.
"Yo quiero recompensarlo", dijo el noble. "Usted salvó la vida de mi hijo". No, yo no puedo aceptar un pago por lo que hice", contestó el granjero escocés. En ese momento, el hijo del granjero vino a la puerta de la cabaña. "¿Es su hijo?" preguntó el noble. "Sí", contestó el granjero orgullosamente.
Le propongo hacer un trato. Permítame proporcionarle a su hijo el mismo nivel de educación que mi hijo disfrutará. Si el muchacho se parece a su padre, no dudo que crecerá hasta convertirse en el hombre del que nosotros dos estaremos orgullosos".
Y el granjero aceptó. El hijo del granjero Fleming asistió a las mejores escuelas y, al tiempo, se graduó en la Escuela Médica del St. Mary's Hospital en Londres
Siguió hasta darse a conocer en el mundo como el renombrado Dr. Alexander Fleming, el descubridor de la Penicilina.
Que siempre nos consuela, nos guía Años después, el hijo del mismo noble que fue salvado del Pantano. Estaba enfermo de pulmonía.
Qué salvo su vida esta vez? .... La penicilina. ¿El nombre del noble? Sir Randolph Churchill. ¿El nombre de su hijo? ! Sir Winston Churchill.
Qué salvo su vida esta vez? .... La penicilina. ¿El nombre del noble? Sir Randolph Churchill. ¿El nombre de su hijo? ! Sir Winston Churchill.



Fleming historia real-ortiz+rendón,+francico+javier from Priscilla Reina
Cuando tu corazón, está siempre dispuesto al amor y a ser positivo y bondadoso, pasas a ser un ángel para los demás y tus actos de bondad siempre tienen un regreso positivo que llena el alma de amor, paz y felicidad...

lunes, 6 de junio de 2016

EN TUS MOMENTOS MÁS INESPERADOS PUEDES TENER UN ENCUENTRO ESPIRITUAL...PENSAMIENTO PARA REFLEXIONAR...


Cuando menos lo piensas...Jesús te puede sorprender...
Me encontré con un sujeto camino a casa, estaba desaliñado sentado una banca de un parque, parecía llevar un par de meses en la calle y no comer en algunos días, ya había tomado aquella banca como cama y la fuente como regadera. Parecía no tener a nadie en el mundo, lucía como un alma desahuciada e inexistente o al menos invisible, como si nadie más lo pudiera ver, como si nadie pudiera darle un poco de comida y apiadarse de él.
Su cabello lucía como una plasta de pelo mojado, largo y enmarañado, sus ropas ya habían perdido su color original, ahora eran todas teñidas como si hubieran apagado una chimenea con ellas, sus zapatos convertidos en sandalias, dejaban al descubierto un par de pies desgastados, su barba parecía apoderarse de su rostro poco a poco. Tenía también una cobija descosida, con tantos agujeros que parecía un blanco en un campo de tiros después de un entrenamiento.
Mi auto seguía avanzando mientras lo veía por el parabrisas, despacio, lento, como si las llantas se opusieran a avanzar, llegué justo hasta donde estaba él, fue como si mis ojos no pudieran dejar de mirarlo, como si no quisieran dejar de mirarlo, fue entonces cuando su mirada cruzó con la mía atravesando hasta mi corazón.
El hermoso azul de sus ojos cansados se cruzó con el verde de los míos, su boca escaló delicadamente hasta una de sus mejillas y entre su muy poblada barba se dibujó una sonrisa amable. No sé a qué velocidad iba mi auto pero sé que no podía ir más lento, después de eso, confundido, volví la mirada al asfalto y conduje hasta mi casa, seguro de que ese fue el viaje más largo a casa que jamás hice.
No podía dejar de pensar en la sonrisa de aquel hombre que no parecía un hombre más, su mirada ya me había poseído para entonces, esos ojos que parecían no terminar, un hombre que no tenía nada y aun así era capaz de sostener una sonrisa, me invitaba a creer que lo único que necesita el ser humano para ser feliz es ser humano, y él parecía ser propietario de la más perfecta esencia de humanidad imposible de existir, pero aparente en su vivir.
Fue entonces que bajé del auto que había sido testigo de tan maravilloso encuentro, abrí la puerta con mesura y me encontré de nuevo en aquel parque, me encontré sin nada, me di cuenta de cuan vacía estaba mi casa, fría, ausente, carente de cualquier sentido de ser, me sentí entonces desprotegido, desnudo, vacío, como un niño recién nacido. Fui hasta mi cuarto sin poder sacar dicho suceso de mi mente, me sentí tan desahuciado como lucía aquel sujeto, entonces dormí perdido entre el significado de tan sublime momento.
A la mañana siguiente me di cuenta de la vida tan incolora que estaba a punto de seguir viviendo, no sabía cuándo había dejado de admirarme de tan majestuosa belleza del mundo, no sabía cuándo la luna se había convertido en un candil más, cuándo el sol se opacó por la luz mercurial, cuándo se le acabó el sabor al desayuno de cada día.
Cada pisada que daba era tan pesada, sin rumbo y mi ropa igual de gris que siempre, vistiendo un rostro que pretendía ser amable para los clientes, de mis carentes palabras, me había convertido en un hombre con desdén ante la vida, en alguien que de hecho no vivía, solo andaba cual si fuera el viento.

Y justo fue como si la búsqueda de la felicidad fuera como querer abrazar al viento, como algo imposible para mí, como un tren que ya había pasado y no volvería, el mundo me había comprado a un precio insignificante, me había despojado de todo rastro de dignidad de un día pude tener, siguiendo estúpidos protocolos y reglas de etiqueta que a nadie le agradan, pero tampoco nadie se atreve a cuestionar, siguiendo siempre el mismo camino sin rumbo.
Me di cuenta entonces de lo patética que era mi vida, así que ese día, iluminado por un destello de algo que un día hubo en mi corazón, decidí tomar otro camino, decidí no tomar el mismo camino al trabajo, decidí desconectarme del mundo virtual en donde nadie existe, apagué mi celular, tomé las llaves de mi auto pero en eso me di cuenta de que tenía un par de piernas que hace tiempo que no usaba y así fue entonces que comencé mi día, como si acabara de despertar después haber dormido muchos días.
Salí a la calle, a un mundo que a menudo pensaba en destruirme y lo hacía con descaro, pensaba en voz alta. Sabía bien a dónde me dirigía, fue como si alguien hubiera puesto en automático mi andar, tenía la esperanza sincera de encontrar a aquel hombre y preguntarle qué escondía tras ese rostro cansado pero alegre, escuchar las historias que tenían que contar aquellos zapatos que portaba, simplemente conocerle, saber cómo podía ser tan pobre y tan feliz.
Después del canto de algunas aves, de la dulzura de los árboles y las flores, después de caminar unas cuantas cuadras bajo un cielo parcialmente nublado, llegué entonces a aquel humilde recinto. El parque no era muy grande, era apenas una pequeña manzana en el árbol de una gran ciudad, lo recorrí todo y después de un par de vueltas me resigné a no encontrarlo, así que me senté en la banca que seguramente era testigo de sus noches, testigo de sus más íntimos sueños, pero que a fin de cuentas solo era una banca más.
Pasé unos minutos sentado meditando sobre mi vida, intentando comprender cómo había llegado hasta ahí, que era lo que realmente quería encontrar. Estaba a punto de regresar a casa e ir al trabajo a pedir disculpas al jefe por la tardanza, ya había pasado casi una hora para entonces, cuando de pronto apareció de nuevo aquel sujeto, llevaba un trozo de pan en la mano, parecía venir después de buscar desayuno.
Cuando menos lo pensé ya estaba solo a un metro o dos de mí, “hola amigo” eso fue lo primero que dijo, mientras con sus manos hacia un gesto ofreciéndome de su pan. Yo le regresé el saludo un tanto nervioso y rechacé con un agradecimiento su oferta de comida. Él se sentó a mi lado y siguió comiendo, comenzamos una charla casual, hablando sobre el clima y deportes.
Yo no era capaz de sostenerle la mirada, me inspiraba un respeto muy grande, y al mismo tiempo sentía ganas de abrazarle como un niño a su padre, le pregunté su nombre, y sonriendo pronunció “soy un tal Jesús”.

Me dijo que ya nos habíamos visto antes, yo asentí con la cabeza mientras me regresaba la pregunta, le pregunté también qué hacía, por qué vivía en la calle, me platicó que ya hace tiempo lo corrieron de su hogar, que simplemente no había espacio para él en su propia casa.
Me dijo que sin embargo era feliz, que estaba acostumbrado a los fracasos, que eso de fracasar era lo suyo decía mientras bromeaba, me contó que una vez había vivido con unos sujetos, sus mejores amigos, y que tenía que saldar unas deudas y ellos simplemente lo echaron, pero que le gustaba su hogar.
Incluso me contaba cómo era poder mudarse cada día, me contó sobre la libertad en la que vivía, cada noche antes de dormir se tapaba con una sábana de estrellas, me contaba con pasión la intriga de cada nuevo día, parecía emocionarse cada vez más conforme de su vida, me contaba que cada día era un reto encontrar algo de comida, y aún más difícil encontrar una persona diferente a la anterior, pero que le alegraba de vez en cuando encontrar a alguien interesante con quien platicar.
Con cada palabra que decía me convencía más de su estilo de vida, estaba a punto de pedirle un cuarto para dormir ese día en su casa. De pronto me invadió una gran oleada de hambre y supuse que también él tenía, entonces le invité a comer a mi casa, caminamos y yo le contaba sobre mi monótona vida para hacer más corto el camino. No entendía cómo podía inspirarme tanta confianza un sujeto de la calle y ahora que lo pienso, simplemente es una locura.
Llegamos a casa y le dije “siéntete como en casa”, y no comprendía por qué pero le dio un ataque de risa irónica acompañada de un “gracias”. Preparamos unos lonches y comimos, no podíamos dejar de platicar, me contaba sobre su mejor amigo, un sujeto que le acompañó una vez en la que estuvieron a punto de matarlo, me contó que había estado en la cárcel varias veces, parecía imposible que un solo hombre pudiera haber vivido tantas cosas, pero aun así no podía dejar de escucharlo.
De pronto sus ojos se iluminaron de una manera muy especial cuando comenzó a hablarme sobre su madre, parecía estar a punto de llorar de la emoción, me platicó cómo todo lo que hasta entonces era lo había aprendido de ella, me contaba las más hermosas historias que pasaban juntos, sin duda ella era su mejor amiga.
Le invité a quedarse a ver un partido de béisbol y pronto nos alcanzó la noche, cenamos y le pedí que se quedara a dormir esa noche, la casa era muy grande para una sola persona, así que le pedí que me acompañara esa noche. Yo no podía dejar de escucharlo, era como si con cada palabra que decía algo se iluminara en mi corazón. Me sentí tan feliz como nunca, me había reído hasta llorar con sus historias.
A la mañana siguiente fui a saludarlo al sillón donde había dormido, ya estaba despierto, pero reflejaba demasiada seriedad, me acerqué a él sin siquiera poder saludarlo, atrapado en su seriedad puso su mano en mi hombro y me dijo “gracias por permitirme regresar, este es el hogar de donde me echaron, esta es la casa que yo construí, yo estuve en tus momentos más difíciles, cuando tus padres se divorciaron, cuando te quedaste solo o más bien cuando creías que estabas solo, cuando nadie más vio por ti, yo estaba cuidándote, me ocupé de que lo tuvieras todo, buenos amigos, familiares que te apoyaran, todo lo mejor. Estuve también en los momentos más alegres, a mí me contabas todo, tus sentimientos y angustias, pero hace tiempo me corriste, ya no tenías espacio para mí y decidiste hacerme a un lado. Me llamo Jesús, y siempre he estado contigo. Gracias por permitirme regresar a casa".

Cuando los demás te defrauden. Cuando muchos te abandonen. Cuando pienses que estás solo. Mira hacia arriba... Dios siempre te será FIEL.
Tengo fe en Jesús... Porque sin buscarlo, Él me encontró; lo vi cuando cerré mis ojos y abrí mi corazón.
Dios es el que salva. Dios es el que cura. Dios es el que sana. Tan solo tenemos que creer en Él para comenzar a recibir sus bendiciones...
No hay momento feliz o triste en que Dios no esté contigo...Ten fe que nunca estarás solo/a...

sábado, 7 de mayo de 2016

EN EL DÍA DE LA MADRE...PENSAMIENTO PARA REFLEXIONAR DE ADAHARELI AÚN NO SOY MADRE...IMÁGENES Y VIDEO



Tengo 33 años y nunca he tenido hijos, pero creo que el momento ha llegado; aunque mi amiga me ha dicho “Pues ya te estás tardando otro poco y en vez de hijos tendrás nietos.” (“es lo bueno de las amigas son muy directas pero te dicen la verdad en serio y por tu bien”).

Bueno, tratando de solucionar el problema me puse a pensar el porqué me he tardado tanto en serlo, y empecé mi lista.

PUNTO NÚM. 1: -¡Tengo 33 años! y en toda mi vida he tenido 1 sólo novio (Mm…... ¡Buen punto!).

PUNTO NÚM. 2: Pasar náuseas, no dormir bien, dejar de salir con las amigas, ir al baño más de 10 veces en el día, traer los pies como elefante al final de los 9 meses ¡y qué decir de sentir que te partes por la mitad!

PUNTO NÚM. 3: -Levantarte a media noche cada 3 horas para darle de comer, andar con los senos como si trajeras 2 cántaros enormes y qué decir del dolor de espalda.

PUNTO NÚM. 4: -Lavar más de 1/2 docena de chambritas cada 2 días, tirar casi 1/4 de tonelada de pañales cada mes, batallar con la carreola que no sabes si las hicieron con llave de seguridad y se les olvidó mandarla incluida. Comprar la cuna (¡la cual nunca usará por qué sólo duerme en tu cama; y que te costó bastante 
dinero!)…

Comprar la sillita de comer (aunque él prefiera comer en tu regazo); platos especiales, vasitos y el mar de mamilas y la máquina para esterilizarlas; (¡Ah! también encontrarle un uso a la enorme cantidad de latas de leche que deja cada 15 días).

PUNTO NÚM. 5: -Lidiar con la familia de él y con la mía cuando de parecidos se trata (¡no me pienso complicar con eso!) “cuando estemos con su familia se parecerá a mi suegra o suegro; y cuando estemos con la mía a mi mamá o papá”; y si soy madre soltera (¡problema resuelto a la mía!).

PUNTO NÚM. 6: -Tratar de encontrar quien me eche la mano con mi retoño en lo que trabajo, para darle lo que necesite. (En caso de ser mamá soltera).

PUNTO NÚM. 7: -Ir pensando en la que se avecina cuando vaya a la escuela.

PUNTO NÚM. 8: -Si es niño (ó) niña, también esta de pensarse; (niño) mar de novias al teléfono o la casa;
(niña) mar de novios al teléfono, la casa, la escuela, la calle, la disco, aparte la ropa, accesorios, zapatos, etc. (¡Ay Dios! ¡La que me espera!).

PUNTO NÚM. 9: (¡el más importante y que casi olvido!):
-Escucharlo decir ¡mamá!, ¡te quiero!; sentirlo que me abraza, escucharlo dormir plácidamente, oír su risa, sus pisadas por toda la casa, su primer diente la primera navidad, su primera mascota (¡pobre gato!), el sorprenderme día a día, el enseñarlo andar en bicicleta, enseñarle la vida poco a poco y quererlo con toda mi alma.

PUNTO NÚM. 10: -¡OK! ¡Está decidido! ¡Voy a ser mamá!; aunque no sepa nada o sepa muy bien la que se me espera. Así qué desde hoy iré ahorrando, guardando (cristalería); buscando, comprando, esperando a qué llegue a mi vida (¡incluyendo al gato!) para qué me sorprenda día con día.

Que más puedo decir esa soy yo...

Adahareli...

Un bebé, siempre será una bendición de Dios...
A ti que me diste todo, sin pedir nada
A ti que dejaste todo por mí
A ti que entregaste todo por mí...
Un millón de gracias y toda una vida de felicidad, a la única persona del mundo que siempre estará conmigo en las buenas en las malas.
Hay solo una persona que siempre nos mira con los mismos ojos. 
Para ella siempre somos lindos y hermosos.


Para ella somos los más inteligentes y talentosos del mundo.
Para ella somos casi perfectos, carentes de defectos.
Es nuestra Mamá
¡Ojalá que viva por siempre!
¡Gracias Mamá y Felicidades en tu día!...

FELICIDAD, AMOR, SALUD, PAZ Y BENDICIONES A CADA MAMÁ...

Gracias por estar aquí y compartir...