Buscar este blog

martes, 18 de octubre de 2011

APRENDE A MANTENER LA CALMA Y LOGRAR EL EQUILIBRIO EMOCIONAL.




Cómo mantener la calma y lograr el equilibrio emocional

Cuando estamos enojados no podemos pensar con claridad. Es por ello que lograr un equilibrio emocional puede ser muy importante para aumentar nuestra calidad de vida.

Cualquier extremo emocional nos puede llevar a tomar decisiones apresuradas. Incluso cuando las emociones son positivas, nuestro comportamiento puede ser errático e impredecible. Tenemos que aprender a equilibrar nuestro estado de ánimo para relacionarnos satisfactoriamente con los demás y saber afrontar mejor las adversidades de la vida.

Sin equilibrio emocional, somos como un péndulo colgando y balanceándose hacia atrás y adelante. No somos capaces de encontrar una posición firme o fija desde la que tomar decisiones inteligentes.


Técnicas para mantenerse en equilibrio:

1) Controlar nuestras respuestas fisiológicas:

Un estado emocional intenso conduce a fuertes respuestas físicas y mentales. Nuestro ritmo cardíaco aumenta, se eleva la temperatura corporal y la respiración se vuelve rápida y superficial. Los pensamientos se aceleran y la experiencia emocional se agrava.

Aprender a resolver estas respuestas fisiológicas y los pensamientos que las acompañan, nos puede ayudar a mantener el equilibrio. Respirar lenta y profundamente por lo menos 10 veces seguidas puede ayudar a regular estas respuestas.

2) Re-interpretar la situación.

Esto requiere modificar algunos pensamientos irracionales asociados a esa situación y sustituirlos por otras creencias más esperanzadoras o positivas.

La ayuda espiritual es imprescindible para mantener la calma y lograr un equilibrio emocional teniendo fe y creer en Dios.
La mente juega un papel importante para sanarse interiormente y para eso lo primero es tener claro que cada ser es el dominador de su mente y no la mente del ser.
El ser tiene que ordenar a su mente lo que quiere, y para eso hay que tener gran convicción de lo que se desea.

3) ¿Qué le dirías a un amigo en esa situación?

¿Qué consejos positivos le dirías? A menudo somos mucho más duros con nosotros mismos que con los demás. Aplícate esos consejos cuando estés en una de esas situaciones difíciles.

4) Aprender de las experiencias pasadas.

Aprender de nuestras experiencias del pasado ofrece una gran técnica para ayudar a cambiar las situaciones difíciles. 

Considera cómo has manejado una situación similar en el pasado. ¿Te funcionó bien? ¿Qué aprendiste de ella? Esto puede ser un recordatorio de que algunas de nuestras preocupaciones pueden ser exageradas y de que hemos sido capaces de afrontar con éxito una situación similar anterior.

5) Hacer preguntas que te hagan reflexionar.

¿Qué es lo lo peor que te podría pasar? ¿Qué es lo que quiero de esta situación? ¿Hay una manera positiva de afrontar todo esto?

Este tipo de preguntas ayudan a cambiar nuestro enfoque. 

Estos consejos y técnicas nos pueden ayudar a mantener las cosas en perspectiva y tratar los asuntos con mayor eficacia. Podemos mantener el autocontrol y lograr una confianza inquebrantable.
Hay algunas emociones que pueden ser devastadoras si no estamos preparados para tratar con ellas y nos pueden llevar a hacer algunas cosas muy irracionales. Hay algunos libros que nos pueden ayudar a manejar estas situaciones:
Sitio de Referencia: donde puedes encontrar libros de auto ayuda y autoestima.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir...