Buscar este blog

viernes, 3 de septiembre de 2010

TUS PENSAMIENTOS Y TUS ACTOS ES LO QUE ESTÁS SEMBRANDO.

Las acciones son brotes del pensamiento, y la dicha y el sufrimiento son sus frutos; de este modo el hombre cosecha los frutos dulces y amargos que él mismo siembra.
Los pensamientos en la mente nos hacen lo que somos, nos forjan y modelan.Si albergas en tu mente pensamientos inferiores, el dolor te seguirá como sigue el arado al buey.Si en cambio tus pensamientos son elevados, te seguirá la dicha como tu propia sombra, es un hecho.
El desarrollo una persona está gobernado por leyes, no por artificios, y la ley de causa y efecto es tan absoluta e inevitable en el reino oculto de los pensamientos como lo es en el mundo de los objetos visibles y materiales.
Un carácter admirable no es asunto de azar o de favor, sino el resultado natural de un constante esfuerzo en albergar los pensamientos correctos, el efecto de una muy larga y apreciada asociación con pensamientos admirables.
Un carácter innoble y bestial, por el mismo proceso, es el resultado de pensamientos viles albergados continuamente.

La persona es hecha o deshecha por sí misma; en la armonía del pensamiento forja las armas con las que se destruye; también elabora las herramientas con las que construye para sí mansiones celestiales de felicidad fortaleza y paz. Con la elección y aplicación de los pensamientos correctos asciende a la perfección divina.
Con la aplicación y el abuso de los pensamientos incorrectos, desciende bajo el nivel de las bestias. Entre estos dos extremos están todas las categorías del carácter, y el hombre es su maestro y hacedor.
De todas las maravillosas verdades del alma que han sido recuperadas y redescubiertas en esta era, ninguna más grandiosa y fecunda de divina promesa y esperanza que ésta: "El hombre es el amo sus pensamientos, forjador de su carácter, creador y modelador de sus condiciones, entorno y destino."...
Salmos 40:1-3"Puse en el Señor toda mi esperanza; él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor. Me sacó de la fosa de la muerte, del lodo y del pantano; puso mis pies sobre una roca, y me plantó en terreno firme. Puso en mis labios un cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro Dios. Al ver esto, muchos tuvieron miedo y pusieron su confianza en el Señor".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir...