Buscar este blog

miércoles, 27 de noviembre de 2013

MENTE, PENSAMIENTO, ESPÍRITU, SENTIMIENTOS Y EMOCIONES. COMPLEMENTOS PARA TENER ÉXITO Y NO CAER EN DEPRESIÓN.


Se puede vivir mejor, tener más éxito en la vida, y ser más feliz.

Se puede salir de depresión y subir el autoestima...conociendo más 

de ti, de tus raíces y de los conocimientos que adquieras y pongas 

en acción para vivir en paz y triunfar en la vida.

Se puede aprender a ser más fuerte a nivel emocional.

Ser fuerte a nivel emocional quiere decir que las emociones 

negativas nos afecten, pero de manera mucho más controlada 

que cuando somos vulnerables.

Es decir evitar que la tristeza se convierta en depresión, que la 

inquietud se convierta en ansiedad, que el enfado se convierta

en rabia y en ira, que la vergüenza se convierta en timidez 

pronunciada. Porque si somos vulnerables a nivel emocional 

podemos limitarnos. 

Las emociones negativas es normal tenerlas pero no nos tienen 

que impedir tener una vida plena.

Hay que desprenderse de los temores absurdos.

De esta manera aprendes a apreciar más las pequeñas cosas de 

tu vida, si estamos sosegados veremos cosas maravillosas que 

antes no habíamos visto ni disfrutado (las maravillas del cielo, 

la diversidad de la naturaleza, la gente que está o pasa a nuestro 

alrededor con la belleza e sus ojos y con la alegría que entregan 

cuando se dibuja una sonrisa en sus labios…) y nos va a ayudar 

a relacionarnos y nos va a ayudar a relacionarnos más con todos 

ellos.
¿Cuál es el método para conseguir ser fuerte a nivel emocional?. 

Para conseguirlo necesitamos trabajar. 
Hacer una serie de deberes cada día.
Hay que tener apertura mental. 
El cambio se puede hacer por nuestra cuenta, leyendo libros, 

poniendo atención a todo los acontecimientos diarios y aprender 

de cada situación, disfrutando cada momento con todo lo que 

nos rodea y están a nuestro lado. Si estamos muy alterados nos 

va a costar, pero si tenemos disciplina se puede hacer, con 

prácticas de relajamiento física, emocional y espiritual

 ( en uno de mis blogs puedes encontrar las técnicas y consejos 

para hacerlos http://relajacionmentecuerpoyalma.blogspot.com/ )
Existen  elementos que conforman nuestro estado mental en cada 

momento:

Sentimientos

Conducta.
Emociones.

Pensamientos.

Sentimientos: es lo que debemos controlar para que en cada 

momento y en cada día, estos sean positivos para vivir 

con más paz interior, revisando y aprendiendo de los 

negativos, para luego desecharlos: atesorando solo lo positivo 

que es lo que te lleva a vivir mas feliz.
Conducta, emociones y pensamientos interactúan entre sí para 

conformar mi estado mental.

Si tenemos una conducta anormal por ejemplo estamos 

encerrados en una habitación durante 6 meses, nos 

afectará sobre nuestras emociones y nuestros pensamientos, 

estaremos apáticos, deprimidos…
Nuestras emociones también afectan sobre nuestras 

conductas y nuestros pensamientos.

Si estamos tristes vamos a tener una conducta y unos 

pensamientos acordes, vamos a decirnos cosas como: no 

valgo para nada…bajando así tu autoestima Igualmente pasa 

con los pensamientos.
Tanto los pensamientos, como la conducta, como las emociones 

son válidos para trabajar el mundo emocional. Los 3 interactúan 

para conformar mi estado emocional.

La parte de los pensamientos es la parte más importante.

Tenemos que trabajar nuestros pensamientos, nuestro diálogo 

interno.

Realmente nuestros pensamientos, nuestro diálogo interno 

es lo que nos hace fuertes o débiles, y nosotros muchas 

veces no tenemos esta percepción.
Muchas veces decimos cosas como esta:

Ya decía Epícteto en el siglo I d.C. que no nos afecta lo que nos 

sucede... sino lo que nos decimos sobre lo que nos sucede, 

guardamos tanta carga emocional que presionamos la 

mente hasta el límite de estresarnos y entrar una depresión 

abismante. 



Salir de la depresión y el estrés  cuesta mucho trabajo, hay 

que hacerlo cada día con mucha fuerza.

De manera natural la gente ni se deprime, ni se entre en e

stés, es nuestro diálogo interno el culpable, lo hacemos sin 

darnos cuenta.
A cada uno de los pensamientos que nos hacen débiles 

les llamamos creencias irracionales. Cosas que nosotros 

nos creemos y que defendemos pero que nos hacen más 

débiles.
Un ejemplo es un niño de 14 años que ha intentado suicidarse 

en diversas ocasiones.

¿Hay alguna razón?, Sí ha suspendido por primera vez 3 

asignaturas. Y él niño explicaba “yo voy a un colegio 

muy bueno, han ido mis hermanos y mi padre. Yo siempre 

he aprobado.

Además en este colegio hay una regla y es que al final del curso 

no se puede pasar al siguiente curso con más de dos asignaturas.

Por lo tanto si esto ocurre tienes que repetir curso... Por lo 

tanto ya no sería suspender, sería el repetir curso ¿me entiendes?, 

eso sería terrible. Además en ese colegio sólo se puede repetir 

curso una vez, si no aprobara me expulsarían y sería insoportable, 

y si me expulsaran me cogería tal trauma que no llegaría a la 

universidad. Sería el único que no llegaría a la universidad y 

no podría soportarlo, sería el tonto y el marginado. Y si me 

sucediera todo esto estaría condenado a un trabajo aburrido, 

monótono y claro no podría tener novia y estaría condenado a 

vivir en soledad”
Cada una de estas creencias que tenía este chico, eran creencias 

irracionales: Este chico pensaba que estar en soledad, no tener 

novia, no tener estudios universitarios, suspender era terrible. 

Las creencias irracionales son exageraciones de la realidad. 

No nos sirven para solucionar los problemas, nos causan un 

gran malestar emocional y nos hacen débiles. Nosotros 

tenemos estas creencias irracionales porque alguien nos 

ha convencido de ello o bien nosotros nos las hemos inventamos. 

Por ejemplo a este chico de 14 años sus padres le preguntaban: 

“¿Tienes deberes hoy?”, y él les contestaba, “sí ya los he hecho 

en el colegio”. Y sus padres le decían: “mira que si no haces los 

deberes vas a acabar como un indigente…”, se fue creyendo 

que no tener estudios era algo muy grave y además 

arrastra a su mente pensamientos y creencias externas que 

no son parte de el, porque cada ser a de seguir su propia esencias 

y su pensamiento, como un individuo distinto de otro.



Cuando lo que nos sucede lo calificamos como terrible, nos 

estamos diciendo que si eso nos sucediera no lo podría soportar.

 En cambio si decimos que lo que nos sucede es genial, lo que nos 

estamos diciendo es que si nos pasase eso seguro que seríamos 

felices. 

Por ejemplo a veces calificamos como genial cosas como ganar la 

lotería, 

encontrar a la persona de mi vida… Dependiendo de cómo haga yo 

esta evaluación seré más o menos fuerte a nivel emocional. 

Si no evalúo bien me haré más débil a nivel emocional.
Un ejemplo una señora de unos 60 años, con mucha ansiedad, con 

muchos miedos, ella misma se definía como insoportable, de hecho

 su marido le había dejado, su hija también estaba harta de ella. 

Pero ella ahora se volcaba en su nieta, era el sentido de su vida, sin 

embargo ahora tenía mucha ansiedad puesto que a la niña le tenían 

que operar. Tenía miedo de que la operación fuera mal y le pasara a

lgo a la niña que ahora era el motor de su vida. “Si le pasara algo 

a mi nieta no lo podría soportar”.
Un ejercicio que va muy bien es pensar lo siguiente: ¿qué pasaría

 si efectivamente pasara lo peor que nos imaginamos?, la mujer a 

esta pregunta respondió que sería terrible. Pero hay historias aún 

más terribles que a su nieta le pasara algo. 

Por ejemplo 

un hombre que tiene un accidente de coche y a la mañana siguiente

 en el hospital, le explican que han muerto su mujer y sus dos hijos 

pero que además le han hecho la prueba de alcoholemia y ha 

salido positiva. 

Sobre ese hombre recayó la muerte de su familia. Este hombre 

fue capaz de rehacer su vida y trabajar en una ONG en África.

 ¿Cómo calificamos este caso?, es terrible, pero entonces el caso 

de su nieta lo tenemos que poner un poquito más para atrás, por 

tanto será un poco menos terrible. 

No evaluar las cosas como terribles es muy importante. 

Terrible quiere decir que no lo voy a soportar. 
Si en una adversidad nos decimos que es muy mala, estaremos 

mucho peor. 

Tampoco hay que decir que no pasa nada o que es bueno que 

me ocurra esa adversidad, porque si realmente nos creemos 

que no pasa nada, es porque estamos mucho peor, hay 

que aprender de los imprevisto y de cada cosa que pasa, pero 

no quedarse pegado, porque eso impide seguir avanzando en

 la vida
Lo importante es tener conciencia: que tanto como cosas buenas 

vamos a tener durante el diario vivir, como también malas y 

afrontarlas de la mejor manera...
Me gustaría hacer las cosas bien, pero no siempre será así.
Me encantaría que la gente me tratara bien, pero no necesito que 

me traten bien.
Me gustaría que las cosas en la vida me fueran siempre bien, pero 

eso no va a ser siempre así.


 Hay que transformar las exigencias en preferencias sobre nosotros 

mismos, los demás y sobre la vida. Las exigencias es igual a 

“debería…” y son una gran fuente de debilidad emocional.
Un caso sería un señor de Barcelona que se levanta por la mañana 

para ir a trabajar y se levanta tarde, coge su coche, hay muchísimo 

tráfico y se queda atascado. 

Pasan 5, 10, minutos de la hora de una reunión que tenía prevista 

en el trabajo y se va diciendo a si mismo: “Vaya asco de ciudad, 

que asco de tráfico, con los impuestos que pagamos y menuda 

ciudad que tenemos, nuestros políticos no hacen nada…”, 

a todo esto un conductor casi le da y se pelea con él “pero que 

mal educado, donde iremos parar, que mal que está la gente…”,

 llega al sitio de la reunión y no encuentra aparcamiento, da un 

montón de vueltas y no hay manera, y se vuelve a decir a si 

mismo “vaya un asco de ciudad, los políticos sólo hacen que 

sacarnos dinero y no solucionan nada…” al final desesperado 

lo deja en un sitio de carga y descarga 

pensando que con la duración que iba a tener la reunión no 

pasaría nada. 

Pues bien al final llegó a su reunión muy tarde, pero esta 

reunión se alargó mucho y cuando fue a buscar su coche, 

se lo había llevado la grúa. Fue a buscar su coche super 

malhumorado y pagó la multa. Llegó a su casa muy tarde, 

muy malhumorado, y su mujer le dijo “Bueno, quizás deberías

mirar un poco el tema del coche, porque ya es

 la tercera vez en el mes que la grúa se te lleva el coche!!”.

 El hombre se fue a dormir hecho polvo, diciéndose a si 

mismo que absolutamente todo lo hacía mal, que no servía 

para nada y no se pudo dormir hasta las 3 de la mañana 

pensando “qué difícil que es la vida”.
Las exigencias que nos marcamos, “los deberías”, las 

creencias irracionales siempre los podemos agrupar en 

tres grupos, como hemos mencionado antes:
Debo hacer las cosas bien o muy bien. (En el caso del 

señor de Barcelona, no debería llegar tarde al trabajo y 

no debería aparcar mal…)
La gente me debe tratar bien. (El señor del coche que 

casi le da un golpe, debería ser más educado con él)
Las cosas me deben ser favorables. (No debería haber

 tráfico).
Estas exigencias, estos deberías, nos hacen débiles 

emocionalmente y hay que cambiarlos pero de manera 

profunda. Este tipo de trabajo es un cambio de chip y 

hay que cambiar el chip en todos los ámbitos.

¿Esto quiere decir que nos tenemos que conformar y 

aceptarlo todo?. No, simplemente este señor del 

ejemplo anterior, en este caso cambiaría muchas cosas 

si se levantara un poco antes, tratando bien a la gente… 

Lo que nos ocurre es que cuando exageramos no 

encontramos ninguna solución a nuestros problemas. 

Nos pasan pequeñas adversidades y de manera 

infantil nos decimos que eso no puede ser y que no lo 

puedo soportar.
Otro tipo de creencia irracional muy extendida es la siguiente:

 “necesito a alguien que me quiera mucho”. Nadie necesita 


una pareja para ser feliz, está muy bien pero si no la tienes 

también puede estar muy bien. Se produce muchas veces 

“la depresión por abandono” y en esos casos, nosotros 

nos decimos en nuestro diálogo interno lo siguiente: 

“estoy solo, he perdido lo más importante, no voy a poder

 ser feliz”. 

Si nos decimos esto con mucha fuerza nos lo vamos a 

creer. 

Lo que tenemos que entender es que quedarse sin pareja 

es un poco malo pero no es terrible. Pero si nos decimos 

que es el fin del mundo y nos buscamos muchos argumentos 

al final nos lo vamos a creer. 

Sin pareja y sin hijos podemos tener una vida maravillosa. 

Hay que creerlo en profundidad.
Otro tipo de creencia irracional muy extendida es la siguiente 

“necesito un trabajo seguro para ser feliz”. 

Esto no es cierto. En África y en Asia sin tantas cosas como 

tenemos aquí son más fuertes emocionalmente. 

No tener trabajo es un poco malo pero no es el fin del mundo, 

tener un trabajo no es necesario para ser feliz.

 Lo que nos decimos a nosotros mismos en nuestro diálogo 

interno tiene que ver connuestro sistema de valores.
Cuando deseamos mucho algo lo acabamos transformando 

en una necesidad y nos decimos “quiero mucho algo y si 

no lo consigo mi vida será un asco”. 

Si tenemos nuestras necesidades básicas cubiertas a 

partir de aquí lo que tenemos son deseos u objetivos, pero 

no son necesidades. El problema es que confundimos 

deseos con necesidades. Transformamos deseos en n

ecesidades inventadas. 

Cada necesidad que nos creamos nos hace más débiles. 

Vamos poniéndonos más pesos y nuestra felicidad va 

siendo cada vez más difícil: tengo que tener un trabajo, 

tengo que tener novio/novia…
Nunca conseguiremos que las cosas no nos afecten, pero 

si dejamos un espacio y nos calmamos vamos a tener un 

margen para analizar que creencia irracional, que 

diálogo interno nos estamos diciendo que nos está 

poniendo tan mal. 

¿Qué nos decimos nosotros a nosotros mismos que nos 

pone tan mal? Por ejemplo, perder el trabajo sería gravísimo, 

que me dejara a quien amo sería terrible…, darnos cuenta de 

que son ideas irracionales que hay que destruir y hay que 

creerse lo que nos 

argumentamos a favor.



Esto no significa dejar de soñar y luchar por esos sueños, pero 

siempre hay que dejar un margen de que no se logren para no 

derrumbarse y entrar en depresión, la vida nos va enseñando 

que el camino no es recto, en el encontraremos curva y 

barreras que retrasen el avance, pero con fe, esperanza y 

conocimiento se puede seguir avanzando y llegar al destino 

elegido, sin tristeza, sin depresión y sin baja autoestima.



Para tener una mente sana, cuerpo sano, y estar emocionalmente 

sano...abre las puertas de tu corazón a Dios, llena tu interior 

de ese amor Divino, camina por senderos positivos; donde lo

negativo no tenga espacios ni posibilidades 

de envolver tu vida en fracasos, tristezas o depresión. 



Como pueden ver, todo está en las manos de cada uno, de como 

vivir una mejor  vida, en paz, y mas feliz.

2 comentarios:

  1. Hola Elias, mi nombre es Diana Reyes y soy la editora de paraserfeliz1.blogspot.mx, un blog donde te registraste hace tiempo como seguidor, lo cual te agradezco sinceramente porque fue así como me diste la oportunidad de conocerte y aprender mucho a través de tu blog, por ello que hoy deseo saludarte y aprovechando la ocasión desearte una muy Feliz Navidad y un Maravilloso Año Nuevo! Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Diana, gracias por tus hermosas palabras y positivos deseos.
    Lo hermoso de compartir es que llena el alma, porque cada palabra de ayuda es un granito de ayuda a quienes pasan por momentos difíciles o por desconocimiento y falta de experiencia pierden el sentido positivo de ver y vivir la vida mejor y más feliz.
    Al visitar tu blog quedé encantado de todo lo hermoso que compartes y la forma práctica y sencilla en que entrega ayuda a través de las palabras que envuelve cada mensaje.
    Es un honor conocer personas lindas de alma como tu.
    Felicitaciones y bendiciones a tu vida y familia, anhelando que la felicidad, el amor, paz y éxitos sea lo que depare tu vida de hoy en adelante.

    ResponderEliminar

Gracias por estar aquí y compartir...