Buscar este blog

jueves, 5 de enero de 2012

VIVIENDO EL HOY, PERO CON UN PASO ADELANTE.

Esto es vivir el hoy, con un paso adelante, hacer funcionar todo lo que Dios creó para disfrutar vivir en paz, amor y feliz, aún con todos los imprevistos que se presenten.
Dios creó seres inteligente, con valor, fortaleza y llenos de sentimientos para si y para compartir.


Hubo un momento en el que creías que la tristeza sería 
eterna; pero
volviste a sorprenderte a ti mismo riendo sin parar.
Hubo un momento en el que dejaste de creer en el amor; y luego
apareció esa persona y no pudiste dejar de amarla cada día más.
Hubo un momento en el que la amistad parecía no existir; y conociste a ese amigo que te hizo reír y llorar, en los mejores y en los peores momentos.
Hubo un momento en el que estabas seguro que la comunicación con
alguien se había perdido; y fue luego cuando el cartero visitó el buzón de tu casa.
Hubo un momento en el que una pelea prometía ser eterna; y sin dejarte ni siquiera entristecerte terminó en un abrazo.
Hubo un momento en que un examen parecía imposible de pasar; y hoy es un examen más que aprobaste en tu carrera.
Hubo un momento en el que dudaste de encontrar un buen trabajo; y hoy puedes darte el lujo de ahorrar para el futuro.
Hubo un momento en el que sentiste que no podrías hacer algo: y hoy te sorprendes a ti mismo haciéndolo.
Hubo un momento en el que creíste que nadie podía comprenderte; y te quedaste impávido mientras alguien parecía leer tu corazón.
Así como hubo momentos en que la vida cambió en un instante, nunca olvides que aún habrá momentos en que lo imposible se tornará un sueño hecho realidad.
Nunca dejes de soñar, porque soñar es el principio de un sueño hecho realidad.

Vive cada día como si fuera el último Aprovecha al máximo cada hora, cada día y cada época de la vida.
 Así podrás mirar al futuro con confianza y al pasado sin tristeza.
Sé Tú mismo.Pero sé lo mejor de tí mismo.
Ten valor para ser diferente y seguir Tú propia estrella.
Y no tengas miedo de ser Felíz.
Goza de lo bello.ma con toda el alma y el corazón.
Cree que aman aquellas personas que Tú amas.
Olvídate de lo que hayas hecho por tus amigos y recuerda, lo que ellos han hecho por ti.
No repares en lo que el mundo te debe y fíjate en lo que le debes al mundo.
Cuando te enfrentes a una decisión, tómala tan sabiamente como te sea posible.
Luego olvídala.
El momento de la certeza absoluta nunca llega.
Sobre todo recuerda, que Dios, ayuda a quienes se ayudan a sí mismos.
Actúa como si todo dependiera de ti, y reza como si todo dependiera de Dios.
Vive cada día a plenitud.

Conquístate a ti mismo. Hoy deseo sugerirte que hagas una experiencia contigo mismo, para beneficio de tu propia vida y de los que te rodean. Se trata de que te decidas a pensar y actuar durante sólo una semana:
“Hoy seré feliz. Expulsaré de mi espíritu todo pensamiento triste. Me sentiré alegre. No me quejaré de nada. Hoy agradeceré a Dios la alegría y felicidad que me regala. Trataré de ajustarme la vida. Aceptaré el mundo como es y procuraré encajar en este mundo.
Si sucede algo que me desagrada, no me mortificaré ni me lamentaré, más bien agradeceré, de mis impulsos, pues para triunfar debo superarme, debo tener el dominio de mí mismo. Trabajaré alegremente, con entusiasmo, haré de mi trabajo una diversión. Comprobaré que soy capaz de trabajar con alegría. Resaltaré mis éxitos grandes o pequeños y no pensaré en mis fracasos. Seré agradable. No criticaré a nadie. Olvidaré los defectos de los demás y concentraré mi atención en sus virtudes. No envidiaré nada.

Cada minuto,cada hora, cada día, son momentos diferentes que a veces por vivir inmerso en la rutina pasan desapercibido y al no captarlo pasan como momentos muertos porque no se disfrutan como debe ser.
Todos los momentos hay que disfrutarlo aún cuando se están cumpliendo labores de trabajo u otros, siempre hay que estar atento con lo que nos rodea: amarlo, admirarlo y disfrutarlo y si hay momentos difíciles hay que estar atento para cuando se presenten  tener el tiempo preciso para buscar soluciones y no llorar y vivir frustrado por esos momentos.


 Eclesiastés 8:12 

"Aunque el pecador haga mal cien veces, y prolongue 


sus días, con todo yo también sé que les irá bien a los 


que a Dios temen, los que temen ante su presencia".  


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir...