Buscar este blog

jueves, 17 de febrero de 2011

CUANDO TE MIRES EN EL ESPEJO, BUSCA EL REFLEJO DE TU SER



Cada vez que nos levantamos, cada vez que nos arreglamos y nos miramos al espejo, buscando una persona diferente de nosotros. Si somos felices buscamos a una persona infeliz, si somos amargados buscamos a una persona alegre y si somos agresivos buscamos a una persona pacífica, pero nunca encontramos a esa persona porque tal vez ya seamos ella y estamos buscando lo contrario, o porque si queremos ser esa persona que tanto buscamos, el cambio está en nosotros mismos.


Es cosa de querer, de saber vivir nuestras emociones, de ser nosotros mismos, hay tantas personas que fingen ser lo que no son y cuando se ven al espejo ven lo que en realidad son y es cuando empieza esa búsqueda de todos los días, parados ahí, frente a él, frente a ese espejo.
Hay que saber ser, saber aprender de uno mismo, de nuestros errores, no esconder detrás de una persona lo que no somos, porque eso que buscamos somos nosotros con cada emoción, el espejo es sólo un reflejo, un objeto y nosotros somos más que eso, aprender a querernos y valorarnos.


Cada ser es único y cada uno debe aprender a manejar su mente y guiarla por el camino correcto de buenos valores de vida, que te lleven a ser feliz, tener éxito y lograr los propósitos trazados.
Para lograr eso tienes que llenar tus pensamientos con acciones positivas y apartar de tu mente todo lo que sea negativo. 

Si un día despiertas y piensas, que la vida no tiene sentido, escudriña mas allá de las estrellas, encontrarás que una de ellas, guarda secretos profundos. No obstante, emprende tu vuelo, devela tu alma. Déjate llevar por la calma e imaginación, crea tu historia personal y que esta te lleve a soñar con un mundo mágico, donde la tristeza, el dolor, la desesperanza, el rencor no hagan parte de tu viaje.


Maneja tu barco. Coge con tus manos el timón de tu vida. Empieza a moldear tu alegría, tus ganas de vivir, no olvides que los ríos aún mueren en el mar. Que la sonrisa de un niño vislumbra la palabra paz. Alégrate de existir. Observa el universo, las montañas los secretos. Aspira el aire fresco de la montaña sin tiempo. Sueña, cada día sueña con el viento a tu favor, y si piensas que el amor, no hace parte de tu viaje…
Mira en los ojos de Dios, aprenderás con tu sol a calentar tu interior. No vivas en el pasado, deja aquél recuerdo malvado, sepultado para siempre.


 Cultiva tu autoestima, quiérete, acéptate tal como eres. Recuerda que tu madre te concibió para ser feliz. Piensa en los nueve meses, cuando ella acunó tu alma, dándote calor y calma, abrigándote en su vientre del frío y de la muerte. Si miras el ancho mar, aprenderás a soñar, entenderás que la vida es tan solo poesía y no una porquería como crees muchas veces.


Teje en tu camino, esperanzas e ilusiones, sueña con este planeta que te regala las flores. Echa a flote tus encantos, aprenderás que el amor, es tan libre como el viento, alimenta tu interior. Ama siempre a tu familia son lo más bello y mejor, a pesar de las perfidias, en ellos encuentras amor. Mira este cielo oscuro, pero mira más allá, aprenderás que las cosas, no son
como aparentan ser, sino todo lo contrario, que mientras mas tiempo te des en observar las maravillas que Dios, creó y mientras mas acciones de bien realices, verás lo bella que es la vida.


Ama mucho a los ancianos, no los vayas a olvidar, recuerda que son muy sabios, te enseñan a razonar. Si aún te sientes perdido, reflexiona, por favor, mira que el mundo es un sol, este planeta de Dios. Vive, sueña, edifica hoy tu historia personal, ella te enseñará a revelar tu silencio más allá de los secretos.
La vida es bella, date un tiempo para admirar lo que está a tu alrededor y puedes  ser feliz con con cosas tan simples como la risa de un niño, admirar la naturaleza, siendo amable, humilde y bondadoso con los seres que te rodean.
Vive, sueña, la vida es genial como lo eres tú y ama a Dios, como Él te ama a ti.




Rut 2:13

"Y ella dijo: Señor mío, halle yo gracia delante de tus ojos; porque me has consolado, y porque has hablado al corazón de tu sierva, aunque no soy ni como una de tus criadas



Gladis Waira.
 Karina Ortiz Sosa.
Elías Vergara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir...