Buscar este blog

martes, 14 de diciembre de 2010

ADOLESCENTE DECIDIÓ RECUPERAR SU VIDA, DESPUÉS DE HABER ESTADO CONSUMIDA POR LAS DROGAS Y EL ALCOHOLÍSMO Y LO LOGRÓ...

Había salido con su grupo de amigos de un recital. “Por primera vez sentí que no quería estar ahí”.

Esa fría noche de invierno durmió en un banco de una plaza y a la mañana siguiente cuando retornó a su casa tenía claro que iba a terminar con su
problema de adicción. “Lo voy a intentar. No puedo seguir así”, se dijo así misma.

Ya a los once años se la veía como a una chica de riesgo, ya que en la casa paterna no le daban todo el apoyo que necesitaba, sus padres eran alcohólicos.
 

Así fue como el primer año de la secundaria quedó libre por inasistencias y comenzó a salir marihuana, cocaína y hasta pastillas que consiguió con recetas falsas. Primero lo hacía solamente los fines de semana, pero luego comenzó a consumir diariamente y hasta en su propia casa. Ya que sentía que le daban fuerza para enfrentar a su padre, con un grupo de chicos mayores que ella, con quienes probó el alcohol.


La joven, sin darse, cuenta iba perdiendo el control de su vida, hudiéndose en un abismo, que para muchos desafortunados, resulta sin retorno.

Las drogas te alejan de lo grande que puedes llegar a ser y del gran camino que te queda por recorrer...Usar drogas es envenenar  la vida propia y la de quienes te aman...


Una noche después de una gran discusión en casa, se escapó a las playas de Villa Gesel, donde permaneció durante un mes en un edificio ocupado, junto a otros adictos que no conocía. Amalia, la hermana mayor, se transformó en el pilar de Natalia y fue quien la ayudó a superar la adicción, la invitó a ir a un grupo de ayuda para adictos, y Natalia decidió “Volver a vivir”.

 Al principio no entendía nada, acostumbrada a la dureza de la calle, no terminaba de entender el buen trato que le daban. Pasadas unas pocas semanas en el grupo, Natalia comenzó a prestar atención al grupo de gente que ayudaba a los profesionales del hospital. “Vi que había personas capaces de abrir el local a las ocho de la noche, mantenerlo limpio, tener listo el material informativo, etc. Y me di cuenta que hacían eso en vez de estar cómodamente en sus casa, pero estaban ahí, esperando que alguien nuevo llegue para ayudarle”. Se interesó también en contar su propia historia a otros. 

Apoyada en el grupo comenzó a participar en charlas en colegio y radios para orientar a jóvenes con problemas de alcoholismo y droga.

Natalia trabaja actualmente e el sector de información pública y narcóticos anónimos que ayuda a la recuperación de los adictos y a mantenerlos “limpios”. Ahora con 21 años dedica su tiempo a dar apoyo escolar a alumnos de primaria, vive cerca de su casa paterna y la relación con sus padres mejoró notablemente.“Aprendí en el grupo que no podía cambiar a nadie, que era yo la que debía cambiar”.
Cuando dejé de consumir droga se me abrió una puerta. Y a partir de ahí, vi a mis padres de una manera distinta y pude ayudarlos a recuperarse.- Nos comenta Naty con una gran sonrisa de satisfacción, que la poseen aquellos que han ganado una gran batalla.




Efesios 5:18-20

"No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir...